jueves, 10 de agosto de 2006

LA LEYENDA DE LAS NIÑAS ROSAS

Las niñas rosas son una especie de ser humano desarrollado que se creía en extinción. Viven en un mundo azul celeste, donde no existe más olores que el del rojo regaliz. Pintan en blancos folios caras de seres divertidos, caricaturizan todo aquello que les llama la atención. Llenan de samba los oídos de las calles, acarician el viento con el arco de sus violines y pisotean al son de un tango el asfalto húmedo para que huela.
Esta especie, la de las niñas rosas, sólo lleva prendas rosas, a veces parecen que son de otros colores, pero es que sólo aquellos asiduos al "think pink" ven la realidad. Estas niñas no son difíciles de encontrar, pero cada "x" años aparece una entre un millon de personas grises o multicolores. Se dice, se comenta, que hoy han nacido dos. Dos niñas rosas de un tirón. Tiemble el mundo. Ya veremos si superan a la niña rosa original.

El mundo de las niñas rosas no es una burbuja. Ellas hacen que nuestro mundo se tiña de rosa con sus bromas, con sus tropiezos, con sus bailes, con sus gestos. Nos contagian con su risa cuando tratan de explicar algo que les ha pasado.
Las niñas rosas pueden hacerse un hueco en la vida de cualquiera en cualquier momento. Tu abuela puede cogerlas cariño, puede que un día se te presente una y te pida usar tu bici o puede que estén ahí, en tu misma clase de párbulos, esperando a que juegues con ella a hacer arena fina. Cuando menos te lo esperes formarán parte de tus anécdotas y se harán imprescindibles en tus horas.
Todo el mundo debería poner una niña rosa en su vida.

3 comentarios:

Uqbar dijo...

Para que luego te abandone por un tipo gris? no gracias

Drew dijo...

Eso es que no es una niña rosa de verdad, de hecho ahora sólo hay 3:dos demasiado pequeñas para elegir tipos, y una incapaz de escoger a tipos grises. Aunque son capaces de hacer de una persona gris otra llena de color.
Uqbar, si eligen chicos grises es que no tienen ni idea, es más, no merecen ni un comentario. No te conviertas tú ahora en un tipo de esos, no vaya a ser que me falten tus abrazos repentinos que me llenan de color.

Uqbar dijo...

Si yo fuera un tipo gris la vida sería en blanco y negro... no me rindo pero las rosas tienen espinas y a veces sólo tienen espinas