martes, 18 de enero de 2011

Orden en la sala

Vamos a replantearnos las cosas. Pensar en qué estamos haciendo. Adónde vamos. Y si estamos dispuestos a esperar más. A aguantar más.

Si merece la pena no poder planear. Si es lógico que nos planteemos de buena gana seguir con esta condición tercermundista cuando lo de ahora se acabe.

Si esta vida, esta dirección, cierra una puerta que queremos abrir cuanto antes: Nuestra puerta.

Valoremos si esto se está convirtiendo en el sueño de ganar un Oscar. Porque suena raro, pero es lo que hay.

2 comentarios:

Carmen de Águeda dijo...

No sabes cuánto te entiendo, pero no sé qué decirte. Estamos todos igual. Mucho ánimo. Decidas lo que decidas, será lo mejor para ti.

Andrea Robles dijo...

Thx guapa!